Marte tendría una gran cantidad de oxígeno bajo su superficie

La posibilidad de vida en Marte ha sido tentadora durante años, y los descubrimientos recientes solo han aumentado la emoción sobre si la encontraremos en el planeta rojo. Ahora, un nuevo estudio en Nature Geoscience postula que es posible que Marte tenga suficiente oxígeno bajo su superficie para albergar vida (al menos vida tal cual la conocemos)

El equipo fue dirigido por Vlada Stamenković del Laboratorio de Propulsión (JPL) de la NASA y sus hallazgos se derivaron de dos descubrimientos diferentes. Sabemos que existe la posibilidad de que haya lagos sub-superficiales de agua salada en Marte; Uno en particular puede estar ubicado debajo de la capa de hielo polar marciana, esto significa que hay mucho potencial de oxígeno dentro de estos lagos, si es que existen obviamente.

En 2016, el explorador robot Mars Curiosity descubrió que Marte pudo haber tenido una atmósfera rica en oxígeno, pero la pérdida de su campo magnético significó que la mayor parte del oxígeno en la superficie escapó. Sin embargo, todavía hay oxígeno dentro de las rocas del planeta, lo que significa que puede estar presente debajo de la superficie del planeta.

Teniendo en cuenta dichos descubrimientos, el equipo dirigido por el JPL examinó la cantidad de oxígeno que podría existir en estos lagos sub-superficiales y si sería suficiente para sustentar vida. El equipo descubrió que de hecho es posible, especialmente en las regiones polares debido a las bajas temperaturas en el lugar que hacen que sea más fácil para el oxígeno penetrar y quedarse ahí.

Hay muchas dudas e incógnitas en esta investigación;  y es que después de todo aún no se ha demostrado la existencia de los lagos de los que hablamos, pero es el siguiente paso para demostrar cómo podría existir vida en el planeta rojo. Además, también nos muestra cómo es que podría existir vida en otros planetas sin la necesidad de fotosíntesis.

La sonda espacial Voyager 2 se acerca al espacio interestelar

La sonda espacial Voyager 2 de la NASA que fuera lanzada allá por 1977 para realizar un gran recorrido por nuestro sistema solar podría estar cerca del espacio interestelar. La sonda se encuentra a más de 17 mil millones de kilómetros de la tierra y lleva consigo un mensaje para los extraterrestres, el icónico Disco Dorado además, por si fuera poco esta aún envía datos a diario desde sus diversos sensores a la tierra. Recientemente ha detectado un aumento en rayos cósmicos de mayor energía que se originan fuera de nuestro sistema solar, este aumento de rayos cósmicos indica que la Voyager 2 pronto podrá atravesar la heliosfera, que vendría a ser la “burbuja” de partículas cargadas generadas por nuestro sol, y cruzar hacia el espacio interestelar. Mientras tanto la Voyager 1 ya se encuentra  en el espacio interestelar desde el 2012.

Desde el JPL dicen:

El hecho de que la Voyager 2 pueda acercarse a la heliopausa seis años después de la Voyager 1 también es relevante, ya que esta se mueve hacia adentro y hacia afuera durante el ciclo de actividad de 11 años del Sol. La actividad solar se refiere a las emisiones del Sol, incluidas las erupciones solares y las erupciones de material llamado eyecciones de masa coronal. Durante el ciclo solar de 11 años, el Sol alcanza un nivel de actividad máximo y mínimo.

Estamos viendo un cambio en el entorno que rodea a la Voyager 2, no hay duda al respecto“, dijo el científico del proyecto de Voyager, Ed Stone, con base en Caltech, Pasadena. “Vamos a aprender mucho en los próximos meses, pero aún no sabemos cuándo llegaremos a la heliopausa, es algo que puedo afirmar con certeza”.

En aproximadamente una década, las Voyager 1 y 2 se quedarán sin energía y quedarán en silencio. Pero aún continuarán sus viajes flotando entre las estrellas en órbita dentro de nuestra Vía Láctea esencialmente para siempre o hasta que sean interceptadas, un evento improbable pero ciertamente posible.

Quizás nunca sepamos si una civilización extraterrestre escuche alguna vez el Disco de Oro a bordo de las sondas, este fue un regalo de la humanidad al cosmos. Pero también es un regalo para la humanidad, el disco encarna un sentido de posibilidad. El disco y los Voyagers que los llevan son un recordatorio de lo que podemos lograr cuando estamos en nuestro mejor momento como humanidad.

Nuevas fotografías de Júpiter y el proceso de edición detrás

Durante el sobrevuelo del pasado 16 de Diciembre (el décimo) Juno volvió a tomar espectaculares fotografías que fueron procesadas por “ciudadanos científicos” uno de ellos es Sean Doran, un artista visual de UK quien es el responsable justamente de algunas de las mejores vistas que hemos obtenido de la nave espacial. Doran utiliza técnicas para mejorar los colores y detalles que ya se encuentran en el material que envía Juno a la tierra.

En conjunto con otro colega llamado Gerald Eichstadt, procesó primero las imágenes en bruto para luego unirlas y así crear una imagen completa, una tarea bastante complicada si tenemos en cuenta que la nave espacial rota dos veces por minuto mientras toma las fotografías, por lo que su trabajo se va adaptando siempre de acuerdo al contenido que envía la nave, cada vez diferente del anterior.

Lo interesante es que no se añaden colores a las imágenes, solo se resaltan los que ya existen, es por eso que las fotografías que vemos son casi lo que veríamos con nuestros propios ojos de estar frente al planeta.

 

 

La NASA y Google encuentran un sistema planetario similar al nuestro

Gracias a una nueva técnica de inteligencia artificial, la NASA en conjunto con Google han descubierto un sistema planetario con casi la misma cantidad de planetas que nuestro sistema solar. De acuerdo a la agencia espacial es uno de los sistemas con más planetas que han descubierto al momento.

El sistema se llama Kepler-90 y tiene una estrella como nuestro sol, este se encuentra a unos 2545 años luz de la Tierra. Ya se conocían 7 planetas en este sistema pero con esta nueva técnica se encontró el octavo, el sistema se conforma con los planetas pequeños en la parte interior y los grandes en la parte exterior, de igual forma estos están mucho más cerca los unos de los otros que en nuestro sistema solar.

Kepler-90 en comparación con nuestro propio Sistema Solar. NASA / JPL-Caltech
Kepler-90 en comparación con nuestro propio Sistema Solar. NASA / JPL-Caltech

La técnica base utilizada en Kepler que fue mejorada con la IA que hablábamos el inicio de esta entrada, trata de encontrar planetas detectando obstrucciones en la luz causadas por objetos que pasan en frente de X estrella, esto es conocido como el método de tránsito. Existe mucha información recabada por Kepler que puede ser analizada nuevamente por la red neural de Google para confirmar o bien descartar diferentes objetos previamente detectados, así fue como se confirmo el octavo planeta del sistema Kepler-90.

Anuncio oficial.

Más información sobre la “gran mancha” de Júpiter

Juno sigue orbitando este gran planeta gaseoso cuya principal característica visual es una misteriosa tormenta gigantesca que ruge sin parar desde hace tanto que ya estaba hace 400 años cuando fue por primera vez observada. Esta gran tormenta mueve vientos con velocidades entre 435 y 685 km/h y es más ancha de el diámetro de nuestro planeta. Lo nuevo que ha aportado Juno es que además de todo esto, la tormenta es muy espesa, probablemente unos 320 km de hondo. Estos datos fueron anunciados por los científicos de la NASA durante la American Geophysical Union Meeting en Nueva Orleans, otro dato aportado es que esta mancha se esta encogiendo de acuerdo al comunicado de prensa de la agencia espacial.

La nave Juno llegó a Júpiter el 4 de Julio del 2016, cinco años luego de su lanzamiento y la primera vez que pasó sobre la “Gran Mancha Roja” fue hace tan solo algunos meses durante el 2017, toda la información nueva fue capturada por su set de herramientas, principalmente un radiómetro de microondas construido específicamente para adentrarse en la espesa atmósfera del planeta y así estudiar mejor la misteriosa naturaleza de esta debajo de las nubes.
Las cosas no han sido perfectas para esta nave ya que en Octubre del 2017 un desperfecto causo un problema que no permitía reducir el periodo orbital de esta, de igual manera los científicos han podido publicar bastante material nuevo sobre el planeta, cerca de 50 papers durante Mayo del 2017 detallando cuan raro es este planeta.

[via NASA]