Japón aterriza dos exploradores sobre un asteroide para estudiarlo

Durante Septiembre, una sonda espacial japonesa depositó dos pequeños exploradores en un asteroide a poco más de 321 millones de kilómetros de la Tierra. El vehículo utilizado para esto se llama Hayabusa2, y los rovers fueron los primeros en una serie de robots que el vehículo arrojará en la superficie del asteroide durante los próximos meses.

Operado por la Agencia Japonesa de Exploración Aeroespacial (JAXA), Hayabusa2 tiene la tarea de tomar una muestra de un asteroide llamado Ryugu y devolver esos materiales a la Tierra. La nave espacial se lanzó en 2014 en un cohete H-IIA y llegó a Ryugu en junio. Capturará varias muestras del asteroide durante el 2019 antes de regresar a nuestro planeta a fines del 2020.

En definitiva, el objetivo es aprender más sobre este asteroide y comprender mejor de qué están hechos este tipo de objetos. Se cree que los asteroides como Ryugu son restos de nuestro sistema solar primitivo que permanecieron relativamente sin cambios durante los últimos 4.500 millones de años, entonces proporcionan una buena instantánea de cómo era nuestro vecindario cósmico cuando los planetas se formaron por primera vez. Estudiar solo una pequeña muestra de un asteroide brinda a los científicos mucha información valiosa sobre cómo se originó nuestro sistema planetario.

Esta foto dinámica fue capturada por el Rover-1A el 22 de septiembre a alrededor de 11:44 JST. Fue tomado en la superficie de Ryugu durante un salto. La mitad izquierda es la superficie de Ryugu, mientras que la región blanca de la derecha se debe a la luz solar. (Proyecto Hayabusa2)

Simulación sobre la misión en si.

Más información sobre la misión en su página oficial.

Simulación con una supercomputadora de un asteroide ingresando a la atmósfera terrestre

NASA, simulación de un asteroide ingresando a la tierra

Hace cuatro años, un asteroide del tamaño de un colectivo apareció en los cielos de la ciudad de Chelyabinsk en Rusia, el ingreso de este en el espacio aéreo causo rotura de vidrios en un perímetro de casi 100 kilómetros y envió a más de 1200 personas al hospital con heridas a causa de los vidrios rotos. Así que en un esfuerzo por aprender más sobre estos objetos extraños que ingresan a la atmósfera de nuestro planeta, NASA utilizó una supercomputadora para recrear el momento en el que un asteroide de tamaño similar al que causo los problemas en Rusia y podemos ver los resultados de la simulación en el video que acompaña esta entrada.

Este modelado en 3D fue desarrollado por la división NASA Advanced Supercomputing (NAS) como parte del proyecto Asteroid Threat Assesment, o ATAP (Evaluación de amenaza de asteroides) Simulaciones como esta que fue ejecutada en la supercomputadora Pleiades, ayudan a los cientificos a estimar la cantidad de daño que los asteroides pueden causar durante su entrada a nuestra atmósfera y así poder planear estrategias para minimizar el daño causado por estos.

En la simulación vemos una sección cortada de un asteroide de tamaño similar al del evento ocurrido en Rusia. Cuando el asteroide de 20 metros de ancho chocó con la atmósfera de la tierra, la velocidad que llevaba era de cerca de 20 kilómetros por segundo. Las partes grises y negras en el video representan la parte rocosa del objeto mientras que las partes naranjas y rojas representan la onda de calor y alta presión que se forma alrededor durante la entrada. Esta onda de choque además de causar tanto lío en la superficie terrestre, causa que la estructura del asteroide se vuelva plana como una pizza, así que a causa de la forma irregular del asteroide, todo esto resulta en inestabilidades aerodinámicas que lo despedazan de a poco, las partes que van quedando liberan una gran cantidad de energía y causan más ondas de choque peligrosas y emiten radiación térmica sobre la superficie terrestre.

Más información en el sitio oficial de la NASA.