Sobre destinos vacacionales falsos

Islas tropicales dentro de un hotel en Alemania.

Existen muchas maneras de viajar, con un presupuesto fijo o en primera clase; en un crucero o en un hostel; Con guías turísticos o nada más que una mochila, el celu y zapatillas cómodas pero el punto en común de los viajes es aproximadamente el mismo: dejar atrás la vida normal, aunque solo sea por un momento.

Sobrevolando Las Vegas

La fotografía de Reiner Riedler capta una porción de la industria de viajes que aprovecha ese sentimiento. Llamémosla “viajes fabricados” su serie Fake Holidays documenta lugares de vacaciones de todo el mundo pero todos son un espejismo, existen por ejemplo playas tropicales cristalinas construidas dentro de un resort en Alemania. Gente que se toman una foto frente a las réplicas del Monte Rushmore en China y cenan junto a las ruinas mayas de Florida. En Dubai, hay una estación de esquí cubierta, con nieve.

Primero me fascinaron las playas temporales en ciudades”, dice Riedler.Ahora son comunes en toda Europa, pero al principio de mi trabajo, esto era nuevo. Después del trabajo, la gente va a estas playas artificiales y disfruta de la sensación de estar de vacaciones. Me pregunté por qué las personas eran tan fáciles de manipular, como si la arena, las bebidas, la música y una tina de agua fueran los ingredientes para la felicidad “.

El fotógrafo decidió investigar esta tendencia y se enteró de que hay un negocio internacional importante que atiende a los profesionales que buscan una escapada inmediata sin importar la integridad del destino. A lo largo de varios años Riedler viajó desde su Austria natal a países como Alemania, Turquía, Estados Unidos, China, Japón y los Emiratos Árabes Unidos. Durante el transcurso de sus viajes prestó atención a las fuerzas emocionales que impulsan lo que él llama un boom en vacaciones falsas: “No hay peligro“. No hay cocodrilos ni malaria ”, dice Riedler. “Puedes ir a un viaje seguro de aventura solo por un día“. ¿El inconveniente? “Esto es emocionante por un día o dos, pero al final la gente encuentra que no hay historias que contar cuando regresan a casa“.

Viajar a un lugar imaginario no es nuevo, Disney World y Disney Land convirtieron hace mucho tiempo sus mundos ficticios en complejos en expansión repletos de falsos castillos, cascadas y piratas entre otras cosas. Pero la diferencia clave, como señala Riedler, es que los turistas en los centros turísticos de Fake Holiday están reemplazando la naturaleza con lámparas de sol de interior o pistas de esquí, y eso plantea algunas dudas sobre la responsabilidad ambiental. “Turismo significa consumo, consumo de cultura, naturaleza. Y estos mundos fueron creados a menudo bajo un esfuerzo tecnológico masivo “, dice. “No estoy seguro de qué es mejor: ir a los Alpes, sabiendo que la industria del esquí destruye la naturaleza en las montañas, o ir a una sala de esquí construida en Dubai, en el desierto“.

Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.